Berna

La familia Hesse se traslada de Gaienhofen a Berna en septiembre de 1912. Pero no va a la ciudad, sino a una casa rural en el tranquilo suburbio de Ostermudingen. Hesse encuentra todo lo que busca: un hermoso paisaje, montañas cercanas y una sociedad estimulante e ilustrada. Pero aumentan los problemas del matrimonio. La esposa Mia tiene trastornos depresivos crecientes y a Hermann Hesse le resulta cada vez más difícil coordinar sus funciones como padre de familia, escritor y crítico contemporáneo. En esta fase también se produce la primera guerra mundial, contra la que lanza sus exhortos políticos, y monta un servicio de asistencia para los prisioneros de guerra. Tras la muerte de su padre, en 1916, el poeta se encuentra al borde del colapso nervioso y se somete a psicoterapia. En 1919 rompe con la vida familiar y sedentaria y abandona Berna al cabo de siete años para trasladarse él solo a Tessin. En ese momento Mia ya está bajo tratamiento hospitalario y los niños son enviados a un internado o viven con amigos. Pese a todas las dificultades, los años de Berna fueron años fructíferos y de éxito para el escritor Hesse. En esa época termina Rosshalde y Knulp y escribe la novela Demian, que entusiasma sobre todo a la juventud y que inicia una nueva etapa en la creatividad poética. Exteriormente también se produce un nuevo comienzo, pues Hesse publica por primera vez el libro bajo el seudónimo de Emil Sinclair