Maulbronn

Del crucero en el Monasterio de Maulbronn

© Erich Blaich

El 15 de septiembre de 1891 Hermann Hesse, después de haber superado brillantemente el examen de Estado regional, ingresa como seminarista en el Monasterio de Maulbronn. El antiguo monasterio cisterciense, uno de los más bellos y bien conservados de Alemania, fundado en 1147, se convirtió en 1556 en un seminario evangélico por la reforma de la educación bajo el duque Christoph von Württemberg. Johannes Kepler (1571-1630), el matemático y astrónomo, asistió a esta escuela en los años 1586-1589, y Friedrich Hölderlin (1770-1843) también lo hizo. En 1807 la escuela monástica se convierte en seminario teológico evangélico con la función de preparar a los jóvenes becados para el estudio de la teología a través de los idiomas antiguos. Hesse ingresa con catorce años en la escuela botánica. Al igual que Hans Giebenrath en el relato Unterm Rad ("Bajo la rueda"), y Josef Knecht en Glasperlenspiel ("Juego de abalorios"), vive en el estudio, o en la casa "Hellas". La enseñanza es dura, el tiempo de ocio escaso; al principio el muchacho de catorce años, a pesar de todo, se encuentra muy a gusto en Maulbronn, pues se ha adaptado bien y con mucha rapidez. Con entusiasmo se dedica al estudio de los clásicos. Traduce a Homero, lee la prosa de Schiller y las odas de Klopstock. "Estoy contento, alegre y satisfecho. Hay un ambiente que me va mucho", escribe en una carta fechada el 24 de febrero de 1892. Unos pocos días después, el 7 de marzo, Hermann Hesse se escapa sin ningún motivo aparente. Tras pasar una noche mortalmente fría en campo abierto, el fugitivo es detenido por un gendarme, regresa al seminario y recibe el castigo de ocho horas de arresto. Durante las semanas siguientes se manifiesta en él un estado de ánimo depresivo, sus amigos se alejan de él, el seminarista Hermann se queda solo y sufre bajo el aislamiento. En mayo, al cabo de poco más de medio año en el seminario, su padre lo saca y se lo lleva de vuelta al Calw. Además de en "Unterm Rad" ("Bajo la rueda"), Hesse también menciona a Maulbronn llamándolo "Mariabronn" en Narziss und Goldmund ("Narciso y Goldmundo"), y "Waldzell" en Das Glasperlenspiel ("El juego de abalorios"), tratándolo de forma literaria.

 

Poema "En el crucero de Maulbronn"