Tubingia

La huida del Monasterio de Maulbronn en 1892 está seguida por estancias en Bad Boll, el sanatorio neuroterapéutico de Stetten, un periodo final de escolarización en Cannstatt y año y medio de prácticas en el taller mecánico de Heinrich Perrot, fabricante de relojes de torre en Calw. Entre octubre de 1895 y junio de 1899, Hermann Hesse termina en Tubingia un aprendizaje de tres años como librero, después del cual trabaja durante un año como ayudante. Su puesto de trabajo está en la librería  eine dreijährige Buchhändlerlehre, der sich ein Jahr als Gehilfe anschließt. Seine Arbeitsstelle ist die Heckenhauerische Buchhandlung, olzmarkt 5, y vive en la calle Herrenberger Strasse 28, realquilado. La actividad como librero le proporciona una cierta satisfacción, aunque le cansa mucho. La formación de sus superiores le infunde respeto. Al margen de la vigilancia paterna, el muchacho, que tiene dieciocho años, comienza a estudiar literatura de forma autodidacta con una asombrosa autodisciplina. Lee a los clásicos, sobre todo a Goethe, en el que descubre su evangelio literario, y después se dedica a los románticos. Pasa muchas horas en la habitación, manteniéndose a distancia del mundo exterior, y la vida alegre estudiantil le parece una pérdida de tiempo. Una excepción es la amistad con el estudiante de derecho Ludwig Finckh (a partir de 1897), que también destacará como escritor y con el que funda un círculo de amigos con el mismo ideario, el Petit Cénacle. Para disgusto de su familia, Hermann Hesse empieza pronto a producir su propia literatura. En noviembre de 1898 edita los Romantischen Lieder ("Poemas románticos"), financiados por él mismo, y sigue el librito de prosa Eine Stunde hinter Mitternacht ("Una hora después de medianoche"). Además consigue publicar algunos poemas en revistas. En comparación, las huellas que dejó Tubingia en la obra de Hesse son débiles. Como escenario literario, esta ciudad junto al Neckar aparece sobre todo en dos relatos: por un lado, en la novela histórica Im Presselschen Gartenhaus ("En el cenador de Pressel"), y por otro en un capítulo de Hermann Lauscher (Die Novembernacht ["La noche de noviembre"]), que lleva como subtítuto Eine Tübinger Erinnerung ("Un recuerdo de Tubingia").