Cuno Amiet

© Silver Hesse

El retrato más impresionante de Hesse, que pintó Cuno Amiet en el año 1919 sobre cartón con unas pocas y expresivas pinceladas, lleva el título de Emil Sinclair. Bajo este seudónimo, el poeta publicó a partir de 1917 sus exhortos periodísticos contra la Primera Guerra Mundial. Ese mismo año, firmado con este seudónimo, apareció el relato Demian. Cuno Amiet, nacido en 1868 en Solothurn y muerto en 1961 en Oschwand, es uno de los pioneros más importantes del modernismo en Suiza. Este artista, influido al principio por el Arte Nuevo, en los años 1906 y 1907 fue miembro del grupo alemán de expresionistas “Die Brücke” (“El puente”). Amiet, que trabajaba sobre todo con colores fuertes y luminosos, creó numerosos paisajes y retratos. Amigo íntimo de Hesse, en abril de 1920 acogió en su casa a Bruno, hijo de aquél, e impartió las primeras enseñanzas al pintor en ciernes. El retrato original de Amiet – préstamo permanente de Heiner, hijo de Hesse – se puede ver en el Museo Hermann Hesse de Calw.